Si algún momento me lees…

Quizás nunca te enteres o tal vez si. Realmente espero que entiendas que si guarde silencio era por no evitar que tuvieses ese padre que yo no tuve esa imagen que a mis recuerdos tanto le faltaron, por más que durante tantos años busque esa figura jamás encontraría nada parecido, tuviste una familia que te brindo desdichas seguramente, pero una formación estable. Aunque ante el mundo parecía que te guardaba rencor te juro por mí vida que no, tu para entonces eras solo una bebé. Recuerdo cuando te tenía entre mis brazos, me cantabas, te subía a una caja plástica con un cordón para halar la caja como si fuese un carro a pilas, cuando tímidamente me contabas de tus primeros amores o cuando simplemente me inventaba alguna receta de cocina para verte sonreír. Nunca te quise ocultar nada, solo a veces se piensa que haces lo correcto. Siempre estaré para ti.

Mientras tanto sus manos atrapando toda la poca virtud que queda en mí, viéndome enterrada con sus palabras, pensar que tanto más me va a lastimar está vez, sí aplicaré más o menos maquillaje sobre mis ojos hinchados de lágrimas y de golpes. Un cuchillo de carnicero experto acariciándome el cuello, pensar que tanto me dolerá, sufriré o si tal vez tengo tan mala suerte de vivir con el dolor sin cicatrices visibles.

Lo que algunos mastican!

Siendo las 3:00hs quizás algunas personas trabajando, otros durmiendo, algunos quizás muriendo… Rebobinado mi cerebro me doy cuenta un poco de lo que tal vez estás condenado a repetir… Si en algún momento pudiese tener la valentía de hablarle a mí madre, un poco lo que piensas siendo chico, ganar algunos años, darte cuenta que sabía la verdad que te habían abusado y lo mejor de todo es que se despierta junto a él cada mañana.